Saltar al contenido

Kaysesberg el pueblo más encantador de Alsacia

  • por

¿Por qué digo que Kaysesberg es el pueblo más encantador de Alsacia? Por que es de esos pueblos que tienen un poco de todo: una arquitectura medieval increíble, está rodeado colinas tupidas de bosques y viñedos, el río Weiss lo atraviesa y dibuja rincones pictóricos a más no poder.

Rico en historia y tradición, tiene un ambiente que invita a quedarse y disfrutar sin prisa de cada paso.

¿Dónde está Kaysesberg?

Kaysersberg es una encantadora villa situada en el noreste de Francia, en el departamento del Alto Rin. Forma parte de la región de Alsacia y está a 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Colmar y 67 km. de Estrasburgo.

Es un punto de parada imprescindible si estás organizando tu Ruta por Alsacia, ya que es uno de los pueblos más bonitos de todo el recorrido.

Chaeau du Schols

Vistas de Kaysesberg desde el Castillo

Rodeada por exuberantes colinas y extensos viñedos, Kaysesberg se encuentra en el valle del Waiss, bañada por el río del mismo nombre y protegida por las montañas de los Vosgos.

El pueblo presume de un casco antiguo con una arquitectura medieval espectacular y unos rincones de cuento. Un vetusto castillo del S.XIII corona la villa, desde las colinas y, si subes hasta el, tendrás unas vistas preciosas de la ciudad desde las alturas.

¿Qué vas a hacer en Alsacia?

Unas pinceladas sobre la historia de Kaysesberg

Se cree que Kaysersberg estuvo habitada desde tiempos celtas y romanos, aunque su origen exacto no está completamente documentado. Fue en la Edad Media cuando Kaysersberg comenzó a destacar como una villa de gran importancia.

El nombre deriva del término alemán “Kaiserberg”, “la montaña del emperador”, haciendo referencia a la colina sobre la que se asienta la villa y a su posición estratégica, tanto a nivel defensivo como comercial.

Casas de Kaysesberg

A lo largo de los siglos, Kaysersberg floreció gracias a su próspero comercio de vinos y productos artesanales, convirtiéndose en un destacado centro de la Ruta del Vino de Alsacia.

Como casi todas las ciudades de esta zona, la ciudad ha sufrido los vaivenes de la historia, pasando de manos alemanas a manos francesas, en función de las fricciones históricas entre las dos potencias. Tras la Guerra de los Treinta Años, bajo el reinado de Luis XIV, Kaysersberg pasó a formar parte del territorio francés en 1648.

Un nuevo enfrentamiento volvió a cambiar los mapas, la Guerra Franco-Prusiana de 1870-1871, terminó con Alsacia formando parte de Alemania. No fue  hasta el final de la Primera Guerra Mundial, en 1919,  la región fue reincorporada a Francia tras la firma del Tratado de Versalles.

Que ver en Kaysesberg

Kaysesberg es un pueblo pequeño que puedes visitar en una mañana, eso no quiere decir que no pases aquí más tiempo del que pensabas, porque realmente disfrutarás de la belleza de sus calles, placitas y rincones espectaculares. Además tiene una gran oferta de bares y restaurantes donde para disfrutar de la gastronomía alsaciana.

Calle del General du Gaulle Kaysesberg

Calles de Kaysesberg

La Rue du General de Gaulle es la calle principal de Kaysesberg y atraviesa todo el pueblo. En esta calle encontrarás muchos de los puntos más interesantes, pero no dejes de perderte por las callejuelas más pequeñas y caminar sin rumbo porque descubrirás verdaderos rincones de cuento.

Callejuela en Kaysesberg

Callejuela en Kaysesberg

Edificio del Ayuntamiento

Si comienzas en la tranquila Place de la Mairie, encontrarás un edificio 1604, que alberga actualmente el Ayuntamiento. En este magnífico edificio, de estilo renacentista renano,  se encuentra tambien la Oficina de Turismo.

Edificio del Ayuntamiento de Kayesberg

Edificio del Ayuntamiento de Kayesberg

Desde aquí puedes seguir la Rue du General de Gaulle y empezar a mirar a derecha e izquierda para no perder detalle, porque aquí todo es bonito.

Iglesia de Ste. Croix

Caminando por esta calle principal, te topas con la Place de l’Église. En ella se encuentra la iglesia,  fundada en el siglo XIII, de estilo románico y gótico. En su interior atesora una obra de gran valor histórico: el retablo de madera del artista Hans Bongart, obra de 1518.

Iglesia Ste Croix Kaysesberg

Iglesia Ste. Croix

Entrada Iglesia de Kaysesberg

Entrada a la Iglesia Ste. Croix

En el interior de la iglesia, la talla del Cristo crucificado, situada en la nave central, de finales del siglo XV, también llamará tu atención por su gran tamaño (4,25 metros).

Talla Cristo en Ste. Croix de Kaysesberg

Talla Cristo crucificado

La Fontine Constantine

En la misma plaza y al lado de la Iglesia de Ste.Croix se encuentra esta preciosa fuente, instalada en este lugar en 1521.

La Fontine de Constantine

Fontine de Constantine

En el centro se levanta la estatua de Constantino (el primer emperador que se convirtió al cristianismo), que sujeta con su mano izquierda una gran cruz.

Calles de Kaysesberg

Calles de Kaysesberg

Fachadas de Kaysesberg

Fachadas de Kaysesberg

Avanzamos entre deliciosas fachadas alsacianas tupidas de flores, pasando por comercios adornados con esmero, coquetas pastelerías, que te envolverán con su olor a canela y dulces recién horneados, y pequeñas bodegas locales en las que puedes catar los estupendos vinos de la zona

En esta calle hay muchos comercios donde puedes comprar souvenirs muy originales. Los corazones de tela son todo un símbolo aquí, igual que las cigüeñas, los encontrarás de todos los tamaños, colores y estampados.

Comercios decorados en Kaysesberg

Los comercios decoran con esmero cada rincón

Comercios con souvenirs de Kaysesberg

Souvenirs de Kaysesberg

El puente Fortificado

Sin dejar la calle principal, llegarás al punto más emblemático de la villa: el puente fortificado. El magnífico puente fortificado de Kaysesberg es el lugar más fotogénico de toda la ciudad y una de sus imágenes más icónicas. 

El puente fortificado de Kaysesberg

El puente fortificado de Kaysesberg

El puente fue construido en sus inicios en madera, pero fue reconstruido en el año 1524 en piedra arenisca rosa, material muy abundante en la zona. Construyeron parapetos en sus flancos, escudos del Sacro Imperio y una pequeña capilla con una Virgen del siglo XVIII.

Río Waiss en Kaysesberg

El río Waiss cruza Kaysesberg

Maison Faller-Brief

Cruzando el puente fortificado llamará tu atención un espléndido edificio, con una de las fachadas más bonitas de todo Kaysesberg. Es la Maison Faller-Brief, con unos entramados y artesonados de madera típicamente alsacianos, tejados puntiagudos y bonitos ventanales, data de 1594.

Maison

El castillo Scholss

El Chateau du Scholss, del S.XIII, es otro de los lugares más emblemáticos de la villa.

Castillo de Kaysesberg

Desde las calles de Kaysesberg se divisa el Castillo

 Subir hasta el castillo es una de las cosas que hay que hacer si estás en Kaysesberg, porque las vistas de la ciudad desde las alturas merecen la pena.  

Vistas desde el castillo de Kaysesberg

Vistas desde el castillo de Kaysesberg

Puedes subir hasta el castillo por unas escaleras que nacen a un lado de la rue des Forgerons y comienzan a trepar por la montaña hasta las ruinas del Castillo. Puedes subir por un lado y bajar por otro, para que tengas distintas perspectivas, a cual más bonita.

Cúpula de la Iglesia de Kaysesberg

Cúpula de la Iglesia

Desde arriba los tejados despuntan entre los bosques y viñedos, las vistas son estupendas y puedes acabar tu recorrido dando un agradable paseo entre los campos de vid.

Castillos de Kaysesberg

El castillo Scholss (fotografia: france-voyage)

Rue des Forgerons

Otra de esas callejuelas repletas de encanto y rodeada a izquierda y a derecha por fachadas coloridas, puntiagudos tejados y entramados de madera. Y flores, el pueblo entero está inundado de flores.

Cruzando el puente fortificado en el margen izquierdo del río se encuentra un rincón de lo más pictórico, con una pequeña capilla, la Chapelle de l´Oberhof y una coqueta casa alsaciana de fondo, es un rincón en el que no podrás parar de hacer fotos.

Chapelle de l´Oberhof

Chapelle de l´Oberhof.

Aquí te dejo el mapa con todos los puntos que no puedes perderte en Kaysesberg y donde además podrás localizar las zonas de aparcamiento para dejar el coche durante tu visita.

Cómo llegar a Kaysesberg

En autobús: si vas a venir a Kaysesberg en transporte público la mejor opción es el autobús. Kaysersberg no tiene estación de tren. Puedes coger un autobús desde Colmar, en la estación  la Gare de Colmar.

El trayecto dura aproximadamente 30 minutos y tienes que tomar la línea 145.

En coche: es la mejor opción para recorrer Alsacia. Si vas a conducir desde Colmar, toma la carretera D415 hacia Kaysersberg,  el trayecto te llevará unos 20 minutos.

Si vienes desde Estrasburgo, toma la A35 y luego la salida hacia Kaysersberg, siguiendo las indicaciones. La duración del viaje desde Estrasburgo es de aproximadamente 1 hora.

Tradiciones en Kaysesberg

Kaysesberg tiene una larga tradición vinícola, estamos en la Ruta del Vino de Alsacia, y este es un lugar ideal para probar los frutos de esta tradición. En especial sus exquisitos vinos blancos elaborados con las especialidades de la zona:

El Riesling seco y elegante, el Gewürztraminer muy aromático, el Pinot Gris con cuerpo y sabor aterciopelado o el Pinot Blanc suave y equilibrado, con notas de frutas y flores.

En Kaysesberg hay multitud de tiendas y bodegas locales, donde puedes degustar diferentes variedades y comprar botellas para llevarte a casa. También  hay bastante oferta de bares y restaurantes donde los vinos alsacianos acompañarán tu menú.

Puedes hacer una ruta guiada por varios de los pueblos vecinos y finalizar con una estupenda cata de vinos de la zona : Reserva aquí este planazo

Es una estupenda forma de sumergirte en la cultura de Kaysersberg y disfrutar de los sabores únicos de sus productos locales.

Como todas las ciudades y villas de esta zona de Francia, la Navidad se vive de forma intensa en Kaysesberg, es cuando toda Alsacia se viste con sus mejores galas. Se instalan mercadillos navideños y la ciudad se transforma en un cuento de navidad.

Ventanas con adornos en Kaysesberg

Cada rinconcito esta adornado con cariño

Pasear por las calles de Kaysesberg en esta época del año es una auténtica delicia. Si ya habitualmente el pueblo está lleno de adornos, en casi cualquier esquina, en Navidad los vecinos se afanan por hacerlo brillar y llenarlo de magia. 

Calles decoradas de Kaysesberg

Además puedes disfrutar de su Mercadillo Navideño en el que probar muchas de las especialidades alsacianas.

Aquí te dejo la web oficial : Alsacia en Navidad

Galletas de muñecos en Kaysesberg

Aprovecha para comprar, entre las muchas pastelerías que encontrarás en tu visita, un dulce típico de Kaysesberg: el Kugelhopf” (también conocido como “Kougelhopf” en alemán).

Tiene una peculiar forma de anillo estriado, similar a un molde de Bundt Cake. Es un esponjoso bizcocho con pasas, almendras o nueces y se aromatiza con ron, vainilla o cáscara de limón. 

Espolvoreado con azúcar glass, o no, depende de tu elección, este pastel tradicional tiene una larga historia en Alsacia y se ha convertido en todo un símbolo culinario de la región. 

Kugelhopf típico de Kaysesberg

Kugelhopf típico de Kaysesberg

Se sirve en ocasiones especiales como Navidad y Pascua, pero se elabora todo el año, y no podrás resistirte a probarlo. Encontrarás Kugelhopf en muchas panaderías y pastelerías de Kaysersberg y también puedes disfrutarlo en cafés y restaurantes locales. 

En una ruta por Alsacia no puede faltar este encantador pueblecito pero descubrirás muchos otros inolvidables. Aquí te dejo otros post de algunos que no puedes perderte:

. Que ver en Riquewhir, Ribeauville y Hunawihr

. Que ver en Colmar

Espero que te haya inspirado mi post para que visites Kaysesberg, si tienes más sugerencias o comentarios, me encantará leerte.

 

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *