Saltar al contenido

El Hayedo de la Tejera Negra en otoño

  • por

Preciosa ruta por uno de los hayedos más meridionales de Europa, el Hayedo de la Tejera Negra. Un lugar recóndito de la Sierra Norte de Guadalajara que el otoño llena de magia y color.

El Hayedo de la Tejera Negra

Los hayedos tienen un encanto especial. Son esos bosques umbríos y misteriosos en los que crees poder descubrir un duende corriendo fugaz, de esos que te hacen sentir como un niño dentro un cuento. 

Son casi una reliquia biológica, son restos de extensas masas arboladas que poblaban Europa cuando el clima era más frío y más húmedo. Por eso, los hayedos no son tan numerosos y menos a estas latitudes.

El hayedo de la Tejera Negra es un bosque relicto en el que se dan unas condiciones particulares de orientación, relieve y humedad, condiciones que se han conjurado para que, aquí, sobreviva este tesoro natural.

Además de las necesidades de humedad y temperatura, el haya es exigente en nutrientes lo que hace que, generalmente, ella sea casi la única especie que reina en el bosque. 

En el Hayedo de la Tejera Negra también encontrareis otras especies  como tejos, sauces y robles.

El hayedo en Otoño

Dónde está el Hayedo de la Tejera Negra

La Tejera Negra, junto con el Hayedo de Montejo o el Hayedo de la Pedrosa en Riaza, son los ejemplos más meridionales de Europa de este tipo de bosque. Está protegido desde 1978 y pertenece al reducido grupo de hayedos europeos declarados Bien Natural Patrimonio de la Humanidad.

Ubicado en el noroeste de la provincia de Guadalajara, en el macizo de Ayllón, en el municipio de Cantalojas; prácticamente linda con la provincia de Segovia.

Hayedos en otoño

Este bosque de hayas es un auténtico superviviente, si tenemos en cuenta que, junto a las especiales condiciones que necesitan las hayas, ha sido capaz de sobrevivir a la practica intensiva del carboneo durante cien años (entre 1860 y 1960).

Podríamos decir que es casi milagroso poder disfrutar de este rincón escondido en la Sierra Norte. 

Carboneo Hayedo Tejera Negra

Debido a la tala masiva que provocó el carboneo, los ejemplares de este hayedo son relativamente jóvenes, proceden del rebrote de los tocones de árboles cortados, aunque en algunas zonas existen hayas de más de 300 años. 

Mejor época para visitar el Hayedo de la Tejera Negra 

Cualquier época del año es perfecta para visitar la Tejera Negra pero, sobra decir, que el otoño es la estación en la que está más impresionante.

Los rojos, naranjas y dorados lo inundan todo, una alfombra rojiza cubre el suelo y las caprichosas formas de los troncos resaltan más.

Hayedo en otoño

En primavera y verano el verde intenso inunda el ambiente, los rayos de luz se filtran entre las hojas y los paseos te regalan calma y frescura. El esponjoso musgo trepa por los troncos y huele a tierra húmeda.

Tejera Negra Guadalajara

En invierno el bosque queda desnudo, restos de hojas pisadas y troncos plateados, que algunos han comparado con robustas patas de elefante. Solo el tejo y el  acebo mantienen sus hojas inmutables.

Aunque hay épocas de invierno en que esta zona está nevada e inaccesible, el hayedo sigue teniendo el encanto de los paseos en silencio, el letargo de la naturaleza y el frío en la cara.

Cómo llegar al Hayedo de la Tejera Negra 

Para llegar a la  Tejera Negra puedes ir hasta Riaza (Segovia) y recorrer 45 km en dirección Cantalojas. Una vez en el pueblo, solo hay que seguir las indicaciones hacia el hayedo.

Otra opción, si vienes desde Madrid, es tomar dirección Guadalajara, desviarse en la CM 1006 hasta Cogolludo y de allí a Cantalojas.

El Centro de Interpretación del Parque está a 2,5 km de Cantalojas.

La pista hasta el parking de inicio de la ruta por la Senda de Carretas está a 8 km, desde la barrera de entrada de acceso del Centro de interpretación.

Una pista forestal recorre el valle por el que discurre el río Lillas y ocupan amplias praderas, utilizadas como pasto para ganado. En el camino encontrarás también algunas taínas tradicionales. 

Praderas en la Tejera Negra

Antes de llegar al inicio de la senda, atraviesas un puente de pizarra que, en otoño, llamará especialmente tu atención, por la presencia de un cerezo centenario que en esta época luce unos colores increíbles. Es el puente del Cerezo y nos da la bienvenida a una ruta que promete.

Reservas en el Hayedo de la Tejera Negra 

Es necesario reservar plaza de aparcamiento durante todo el año, especialmente en otoño con bastante tiempo de antelación.

Puedes solicitar tu reserva a través de la web https://hayedotejeranegra.castillalamancha.es

Rutas por el Hayedo de la Tejera Negra

Para conocer el Hayedo de la Tejera Negra, a pie,  puedes optar por dos recorridos : La Senda de Carretas y la Senda del Robledal.

Rutas por el Hayedo Tejera Negra

Recorridos Hayedo de la Tejera Negra

Existe también una ruta circular señalizada para bicicletas que llega al río Zarzas.

Senda de carretas Hayedo de la Tejera Negra 

La Senda de Carretas es la ruta más corta (6 km.) y la más transitada, ya que recorre de forma circular el corazón del hayedo. Comienza en un pequeño parking con acceso limitado.

Una muy buena opción, si no tienes reserva, es hacer la Senda del Robledal, uniros posteriormente a la Senda de Carretas para recorrer el hayedo, y volver a la del Robledal para hacer la ruta circular completa.

Inicio Senda de Carretas, Hayedo Tejera Negra

El inicio de la Senda de Carretas cruza un pequeño puentecillo y está muy bien señalizado con balizas blancas. También  encontrarás carteles informativos y una fuente de agua potable.

Seguimos el itinerario indicado y el río Lillas nos acompaña los primeros pasos, deslizándose por verdes y mullidos pastizales hacia los que avanzamos. El camino se desvía después a la izquierda y comienza un suave ascenso entre robledales.

Ruta Hayedo Tejera Negra

Poco a poco vamos distinguiendo hayas dispersas, con su colores ocres y rojizos peculiares destacan entre todas las demás especies.

En otoño también hacen su aparición las setas, muy abundantes en estos bosques tan húmedos.

A la media hora de trayecto, más o menos, pasarás por la carbonera: una estructura de troncos cubiertos de hojarasca que reproduce las antiguas carboneras, utilizadas para producir carbón. 

La carbonera Hayedo de la Tejera Negra

Seguimos subiendo hacia el mirador entre rincones de postal coloridos y bucólicos, puentes de pizarra y suelos tupidos de hojas caídas.

Hayedo de la Tejera Negra

 

Puente en el Hayedo de la Tejera Negra

Caminando, en suave pero continuo ascenso, y parando cada dos pasos para intentar captar esas imágenes que quieres llevarte contigo, llegamos al  Prado de Matarredonda.

Otoño Hayedo Tejera Negra

Hayedo Tejera Negra en Otoño

En el paseo encontrarás un tejo centenario, a la izquierda del camino, que convive con las hayas y que, milagrosamente, ha sobrevivido a la práctica intensiva del carboneo.

Tejo en la Tejera Negra

Haya centenaria

Desde el Prado de Matarredonda tienes unas vistas espectaculares de la sierra y del hayedo.

Prado de Matarredonda

Avanzamos, las hayas van quedando atrás y dan paso a los robles, con sus recias hojas también vestidas ya de colores otoñales, y a los pinos imperturbables ante el cambio de estación.

Recorrido final Hayedo Tejera Negra

La Senda de Carretas termina donde empezó, en el aparcamiento de acceso. 

Senda del robledal Hayedo de la Tejera Negra 

Senda del Robledal Hayedo Tejera Negra

La Senda del Robledal parte desde el Centro de Interpretación, a 2,5 km. de Cantalojas, donde hay un amplio parking para dejar el coche sin necesidad de reservar con antelación.

El recorrido circular completo tiene 17 km. A esta distancia tienes que añadir 6 km. de la Senda de Carretas, si quieres realizar los dos recorridos en uno. 

Discurre por pinares, robledales y praderas para pasto, pero tan sólo hace una aproximación al hayedo.

Senda de Carretas Hayedo Tejera Negra

Yo, sin duda, te recomiendo la ruta completa por la Tejera Negra en la que disfrutarás de variada riqueza natural de esta zona de montaña manchega.

El recorrido no es difícil y, aunque tiene bastantes subidas son suaves, y puede hacerse con comodidad. Te llevará unas 6 horas aproximadamente completarlo.

 

Recorrido ruta del Robledal

Desde el mirador de la Torrecilla podrás contemplar muchas de las cimas que superan los 2000 m. de altitud: la Peña Cebollera, la Buitrera o el Pico del Lobo, la cumbre más alta de Castilla La Mancha (2.273 m.)

MIrador de la Torrecilla Senda del Robledal

En el último tramo de la Senda del Robledal volvemos a encontrarnos con el rio Lillas, cuya vereda recorreremos hasta terminar la ruta en el Centro de Interpretación.

Senda del Robledal

Y hasta aquí el recorrido por la Tejera Negra, recomendado especialmente para las escapadas de otoño.

Puedes aprovechar para conocer la zona y visitar los pueblos negros que están muy cerca.

Espero haberte abierto el apetito de rutas otoñales. Si tienes alguna otra sugerencia, me encantará leerte en comentarios 😀

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *