Saltar al contenido

Recorrido por el Madrid de los Austrias

  • por

 

Si has estado en Madrid y no has recorrido el Barrio de los Austrias, te falta conocer el corazón de esta villa. El Madrid más antiguo, germen de la ciudad, cuna de la realeza y lugar en el que se resume gran parte de su historia.
Aquí se encuentran edificios emblemáticos como el Palacio Real o la Catedral de la Almudena, pero no sólo eso. Perdiéndote por sus calles, de trazado medieval, irás descubriendo rincones con solera, edificios históricos, tiendas centenarias y bares “de los de toda la vida”, con tapa castiza y caña bien tirada.
Por muchas veces que lo haya recorrido siempre descubro un nuevo rincón, una nueva curiosidad, me sorprendo con la grandiosidad de algunos edificios y además me encanta el ambiente.

 

¿Por qué el Madrid de los Austrias?

Esta zona se conoce como  el Madrid de los Austrias en referencia a la dinastía de Habsburgo, bajo cuyo reinado se construyó gran parte de esta zona, y en la que Felipe II estableció la Corte en 1561 . El hecho de establecer aquí la corte cambió la ciudad que comenzó a desarrollarse, crecer y a aumentar su actividad a todos los niveles.

Más allá de visitar los grandes monumentos este barrio hay que recorrerlo con ojos curiosos. Cada una de sus calles guarda rincones, leyendas y detalles sorprendentes. Habías oído hablar de la Posada del peine, del restaurante Botín o de la antigua relojería de 1880, además de otros negocios centenarias que han resistido estoicamente el paso del tiempo como sombrererías, alpargaterías

Edificios en el barrio de los Austrias

Edificios en el barrio de los Austrias

Estas calles que rebosaban  actividad siguen siendo enérgicas, bulliciosas y llenas de dinamismo, pero de una forma muy distinta a sus comienzos medievales. Mira hacia arriba, descubre y disfruta de los edificios maravillosamente mantenidos que aún conservan su esplendor.

Un buen punto para comenzar a descubrir el Madrid de los Austrias es la Plaza Mayor, aquí dejo el mapa con el recorrido y sus puntos más emblemáticos :

 

La Plaza Mayor

Esta plaza es el corazón del barrio y rebosa actividad, bares y restaurantes, tiendas,  pintores callejeros. Es una preciosa plaza porticada que fue antigua centro de comercio,  de encuentro y recreo de los madrileños. Sus inconfundibles fachadas rojizas salpicadas de balcones han sido testigo de acontecimientos históricos,  de corridas de toros, eventos festivos y otros episodios más negros como autos de fe de la Inquisición o  ejecuciones a garrote vil.

A lo largo de su historia la plaza ha sufrido y tres destructivos incendios que la dejaron prácticamente destruida y obligaron a su reconstrucción y remodelando hasta que adquirió  el aspecto del que podemos disfrutar hoy.

Incendio en la Plaza Mayor de Madrid

Incendio en la Plaza Mayor de Madrid

Fíjate en la preciosa casa de la Panaderia, la distinguirás por su impresionante fachada pintada con frescos y en cuya parte baja se encuentra la Oficina de Información y Turismo. Justo enfrente la casa de la Carnicería, que fue el antiguo almacén general de carnes de la villa y que desde hace poco alberga un lujoso hotel.Casa de la Panaderia, Plaza Mayor de MadridDate un paseo bajo los arcosde la plaza  y descubrirás negocios centenarios que han sobrevivido al paso del tiempo :
La Favorita, una sombrerería que esta funcionando desde 1894 o casa Yustas, que desde 1886 ha sobrevivido al paso del tiempo vendiendo gorras, sombreros y artículos militares. Dos negocios centenarios que conservan sus escaparates como dormidos en el tiempo

En el centro de la plaza está la imponente estatua ecuestre de Felipe III, que vigila las nueve puertas y diez entradas a la plaza. Una de las más bonitas es el Arco de Cuchilleros, llamado así porque daba salida a la calle donde estaba asentado este gremio. Es un pictórico arco que desciende tres pisos, respecto al nivel de la plaza, y que desemboca en una calle llena de mesones tradicionales.

 

Plaza Mayor de Madrid

Estatua ecuestre de Felipe III en la Plaza Mayor

Arco de Cuchilleros desde la Plaza Mayor

Salida por el Arco de cuchilleros desde la Plaza Mayor

Caminando por la calle cuchilleros en el número 17 te encontrarás con el Restaurante Botín, que es el restaurante más antiguo del mundo, si, si el más antiguo de hecho está incluido en el libro record de los Guines. Está funcionando desde 1725 , un buen lugar para que pruebes el cocido madrileño, aunque no sólo de cocido puede presumir este restaurante .

Restaurante Botin Madrid

Restaurante Botín en la calle Cuchilleros

En esta misma calle la peluquería El kince  también puede presumir de haber visto pasar mas de un siglo por sus escaparates y sigue manteniendo ese aspecto de barbería tradicional después de mas de 120 años cuidando la cabellera de los madrileños.

peluqueria el kinze de cuchilleros, Madrid

Peluquería El Kinze de cuhilleros

Arco de cuchilleros Madrid

Arco de cuchilleros

Cava de San MIguel, Madrid

Cava de San MIguel

El mercado de San Miguel

Desde el Arco de Cuchilleros avanzando por la cava de San MIguel llegarás a la calle Mayor y avanzando por ella te toparás con un precioso mercado rehabilitado y transformado hoy en una zona gourmet. Es el mercado de San MIguel, un edifico que conserva su estructura original en metal y cristal, de principios del siglo XX y alberga un mercado gastro en el que puedes degustar las últimas tendencias para “food lovers” y disfrutar de un estupendo ambiente.

Encontrarás tapas de todo tipo desde tacos mejicanos hasta las delicatessen que prepara un chef con estrella Michelin,  pasando por comida japonesa, ostras frescas o bocadillos premium. Aquí no falta de nada y es totalmente recomendable perderse por los puestos y dejarse seducir por sus tentaciones para el paladar.

Mercado de San MIguel, Madrid

Mercado de San MIguel

 

La plaza de la Villa

A pocos pasos del mercado de San Miguel se encuentra esta histórica plaza que encontrarás descendiendo por la Calle Mayor. Antiguo centro neurálgico de la ciudad, hoy puedes descubrirás aquí  un lugar más pausado para disfrutar de tres estupendos edificios históricos La casa y torre de los Lujanes (S.XV), La casa de Cisneros (S.XVI) y La casa de la Villa (S.XVII). Este último edificio, de estilo barroco, albergó la sede del Ayuntamiento de Madrid durante años, aunque hoy se encuentra ubicada en ella la sede de Ciencias Morales y Políticas.


De esta plaza salen tres callejuelas que corresponden al antiguo trazado medieval de Madrid: la calle del codo, la calle del cordón y la calle Madrid
Desde esta plaza, s miras hacia arriba descubrirás un ángel caído del cielo, que ha venido a aterrizar de mala manera sobre la azotea de los edificios. Esta curiosa escultura, que se encuentra en la calle milaneses, se llama “accidente aéreo”  y es obra del escultor Miguel Angel Ruiz Beato . Representa la figura de un ángel a tamaño natural, de un llamativo color turquesa, que se ha estrellado de cabeza contra las terrazas del ático. Y ahí está, con sus alas abiertas, sorprendiendo a todos paseantes que recorren esta zona.

Escultura "Accidente aéreo"

“Accidente Aereo” escultura en las altura de la calle Milaneses

En el centro de la plaza se encuentra la estatua de bronce de Álvaro de Bazán, destacada figura del reinado de Felipe II, nombrado capitán General del Mar Océano,  por su importante papel en distintas victorias militares, como la batalla de Lepanto contra los turcos.

Estatua de Alvaro de Bazan, Plaza de la Villa

Estatua de Alvaro de Bazán, Plaza de la Villa

La calle del codo sale de esta plaza y, a parte de por su peculiar forma que hace honor a su nombre, es conocida por haber sido el lugar en el que el famoso dramaturgo Francisco de Quevedo orinaba cada noche al volver de su ronda de tabernas, haciendo caso omiso de las quejas de los vecinos. ¿Una calle famosa porque aquí meaba un escritor? Pues así es, la leyenda se ha trasmitido de boca en boca hasta nuestros días en los que sigue siendo un dato “curioso”.

Calle del codo en Madrid

Calle del codo en Madrid

Si sigues por la calle del cordón, que sale de la fachada sur de la plaza, te encontrarás la calle de San Justo y aquí se encuentra la Basílica de San MIguel, una bonita iglesia barroca que te llamará la atención por la forma curva de su fachada. Se construyó en el S.XVII por orden de Isabel de Farnesio, sobre la antigua parroquia de los santos Justo y Pastor. Al lado de está basílica se encuentra también el Palacio Arzobispal y frente a ella una curiosa escultura en bronce de un lector anónimo que lee; ajeno a lo que ocurre a su alrededor, un libro de Carlos Cambronero (escritor e historiador de la Villa de Madrid)

Basilica de San Miguel en Madrid

Basilica de San MIguel y la estatua homenaje a Carlos Cambronero

 

Si volvemos hacia la calle mayor a la altura del número 59  encontrarás una histórica Farmacia, conocida como la Farmacia de la Reina madre. Esta antigua botica, que funciona nada más y nada menos que desde 1578 , abastecía a la casa real y el nombre se lo concedió Felipe V por los servicios prestados a su segunda esposa Isabel de Farnesio.

A parte de su encantadora fachada en su interior guarda tesoros de la época como el mostrador, las estanterías  de madera labrada,  recipientes de cerámica originales, antiguas pócimas y recetas ( como curiosidad mantienen una receta de Cervantes). En el sótano se encuentran pasadizos secretos que comunicaban directamente la farmacia con palacio.

Farmacia de la reina madre, Madrid

Farmacia de la reina madre, Madrid

El palacio de los duques de Uceda

Al final de la calle mayor esquina con la calle Bailén se encuentra el Palacio de los Duques de Uceda,  de estilo barroco  Un palacio que no se puede visitar pero que merece la pena apreciar por fuera, porque es el perfecto ejemplo de la arquitectura palaciega típica de Madrid. El ladrillo y granito procedente de la cercana sierra de Guadarrama le confieren ese aspecto bicolor que apreciarás en muchos de los edificios de esa época. A día de hoy alberga las dependencias del Consejo de Estado y al Ministerio de Defensa.

Palacio de los duques de Uceda

Palacio de los duques de Uceda

 

El palacio real

El majestuoso Palacio real de Madrid ,también conocido como el Palacio de Oriente porque una de sus fachadas da a la plaza del mismo nombre, es uno de los palacios más grandes de Europa, tiene 3418 habitaciones, ahí es nada, y  su estilo constructivo es neoclásico con muchos elementos barrocos.

El palacio comenzó a construirse en 1738 sobre el solar del antiguo Alcázar, que fue destruido por un incendio en 1734, y cuyo origen se remonta al siglo IX construido en la época califal .

Palacio Real de Madrid

Palacio Real en la fachada de la Plaza de Oriente

El recorrido interior del palacio es más que recomendable. Pasearás por salones majestuosos que han sido los testigos de siglos de historia en España, aunque no está permitido realizar fotografías, excepto de la escalinata de entrada y el Salón de las columnas en la primera parte del recorrido. . El palacio no es a día de hoy la residencia de los reyes, sólo se utiliza para actos oficiales, ya que éstos residen en el  Palacio de la Zarzuela.

Salón de las columnas

Salón de las columnas

Las distintas estancias que vas recorriendo en la visita son grandiosas y muestra de lujo y ostentación que querían representar las monarquías como poder absoluto. Tres salas que realmente me impresionaron fueron el salón del trono, la sala Gasparini con una espectacular y recargadísima decoración  rococó de estilo chinesco (te aseguro que te pararás tiempo, para poder apreciar los detalles de cada rincón de suelo a techo) y el comedor de gala con la mesa preparada y decorada como si una espectacular cena real estuviera a punto de comenzar.
Otro punto fundamental es la Armería la colección de armaduras para caballo y caballero, armas, espadas, escudos es realmente impresionante. Puedes visitar también las reales cocinas , aunque esta visita no está incluida en el precio de la entrada general (13 Euros)

Plaza de la Armeria, Palacio Real

Plaza de la Armería del palacio

La plaza de la armería, en la fachada Sur del palacio, te ofrece una imagen monumental del palacio frente a la catedral de la Almudena.  En la fachada Este está la Plaza de Oriente, con un pequeño jardín y la estatua de Felipe VI, detrás de la que se observa el elegante edificio del Teatro Real, conocido también como el teatro de la Opera. En la fachada Oeste los estupendos jardines del Campo del Moro y al Norte los Jardines de Sabatini

Cambio de guardia real en Madrid

Cambio de guardia real

Si realizas la visita un miércoles o un sábado tendrás la suerte de contemplar el cambio de guardia, que tiene lugar en la puerta del Príncipe, en la calle Bailén. Este acto, que a día de hoy solo tiene fines turísticos, rememora los cambios de guardia que se realizaban durante los reinados de Alfonso S.XII y XIII. La guardia real viste el uniforme tradicional y el cambio se realiza cada media hora. Entre saludos marciales, desfiles solemnes y ritmos acompasados de tambores y pífanos unos guardias a pie y otros a caballo realizan el relevo.

El primer miércoles de cada mes se realiza el solemne cambio de guardia en la Plaza de la armería (excepto en Enero, Agosto y Septiembre), mucho más espectacular que el anterior. Tiene una duración de 50 minutos y en él participan hasta 400 guardias reales, 100 caballos, carros de munición y un impresionante despliegue de medios para la puesta en escena de este particular  cambio de guardia, que se celebra una vez al mes. Así que no hay que esperar a ir a Londres o a Mónaco para disfrutar en este particular ritual, lo tenemos en Madrid.

Después de visitar el interior del palacio te recomiendo un paseo por sus jardines, una de las panorámicas más bonitas del palacio se observan desde los jardines del Campo del Moro. En la fachada norte los jardines de Sabatini de estilo neoclásico son otro lugar que merecen un relajante paseo enmarcado por el majestuoso Palacio real.

La entrada al palacio cuesta 13 euros y con ella puedes acceder también a las distintas exposiciones temporales. Cuando se celebran actos oficiales no puede realizarse la visita, así que te aconsejo que te informes en este link antes de planificar la visita: Palacio real de Madrid

La catedral de la Almudena

El símbolo madrileño por excelencia, brilla bajo el sol y te embriaga cuando suenan sus campanas. Está situada frente al Palacio Real y fue mandada construir por Alfonso XII, para enterrar los restos de la reina María de las Mercedes. Construcción muy tardía para una ciudad que fue capital y residencia de reyes. Se puso su primera piedra en 1879 y su construcción no terminó hasta 100 años después. En 1993 fue consagrada al Papa Juan Pablo II.

Catedral de la Almudena, Madrid

Catedral de la Almudena

Su fachada principal mira al Palacio Real y es de estilo neoclásico, su interior neogótico. Con planta de cruz latina, en una de sus naves se encuentra una escalera para poder acceder a la imagen de la Virgen de la Almudena. A los pies del altar está el sepulcro de la reina consorte María de las Mercedes.

Catedral de la Almudena desde Palacio Real

La catedral desde el patio de la Armería

La catedral de la Almudena con una presencia más austera que otras catedrales de nuestra geografía y sin esa grandiosidad y halo  misterioso de los templos con muchos siglos de construcción, y muchos detractores , para mi tiene una belleza muy particular. Pinturas bizantinas en el ábside, decoración colorista en las cúpulas, vidrieras decoradas con cristal de Murano e infinidad de columnas nervadas tienen una belleza y un encanto innegable y un estilo muy ecléctico, diría yo.

Interior catedral de la Almudena

Interior de la catedral de la Almudena

Catedral de Madrid

Columnas del interior de la catedral de la Almudena

La entrada es gratuita salvo por un euro de donativo que te solicitan en la entrada. La visita al museo de la catedral cuesta 6 euros e incluye, además de la visita a la colección de objetos de valor histórico y religioso, el acceso a la cúpula desde la que se observan unas vistas estupendas de Madrid, sobre todo al atardecer.

Debajo de la catedral existe una Cripta neorrománica construida completamente en piedra, con 558 columnas y que puede visitarse de forma gratuita, solicitan 1 euro como donativo para el mantenimiento al igual que para entrar en la catedral. El acceso a la cripta se encuentra bajando la calle de la derecha a la salida del templo, la calle Mayor  y en su interior alberga un panteón con más de 1000 sepulturas, La cripta impresiona desde distintos ángulos por su sucesión de columnas monolíticas

Cripta en la catedral de la Almudena

Cripta de la catedral de la Almudena

Después de visitar la cripta si sigues bajando la cuesta de la Vega encontraras la imagen de la Almudena que según la leyenda fue traída a España por el apóstol Santiago cuando vino a predicar.

👉👉 La leyenda de la Virgen de la Almudena :

Con la llegada de las invasiones árabes en  España se escondieron las imágenes y reliquias católicas, para  evitar su destrucción y espolio, de forma que la imagen de esta virgen se escondió en una parte de la muralla de la ciudad , con dos cirios encendidos y se tapío posteriormente. Tres siglos después con la reconquista cristiana, el rey Alfonso VI bravo se entregó a la tarea de encontrar la venerada imagen y, explica la leyenda, que parte de la muralla cayó de forma milagrosa y dejó al descubierto la imagen de la virgen con las dos velas aún encendidas.

El Teatro Real

Empezó a construirse en 1818 y fue, durante 75 años, uno de los teatros más importantes de Europa. Es el paraíso para los amantes de la ópera. Su interior fue completamente remodelado en los años 90, manteniendo su estilo italiano y la decoración de la época, pero transformándolo en una sala operística.

Teatro real de Madrid

Teatro Real de Madrid

El escenario del teatro Real cuenta con  una impresionante maquinaria interior para poner en marcha la escenografía de muchas de las obras que aquí se representan. Veintidós plantas de estructura metálica, ocho de ellas subterráneas, poleas y un gigantesco sistema hidráulico permiten mover, montar y desmontar los paisajes imaginarios que darán cobertura a las increíbles voces de los tenores y sopranos, que flotan por esta sala con increíble acústica.

Teatro Real de Madrid

Interior del Teatro Real de Madrid

Tiene un restaurante realmente espectacular, con una cúpula que simula el cielo estrellado con la misma apariencia que tenia el cielo en 1850, el día de su inauguración. Desde sus ventanales de la sexta planta se pueden contemplar unas panorámicas preciosas del Palacio real.
El Teatro Real se puede visitar, además hay un pase especial que incluye la entrada al Palacio Real y al Teatro y que merece la pena si quieres conocer por dentro estos dos edificios, te permitirá ahorrar algo respecto a comprar las entradas por separado.
En la plaza de Oriente y alrededores encontrarás infinidad de bares y restaurantes en los que hacer un alto en el camino y además disfrutar de unas estupendas vistas del palacio Real

La Iglesia de San Ginés

Avanzando por la calle  Arenal desde la Plaza del palacio de la Opera, zona que a día de hoy es una calle muy comercial, encontraremos entre las tiendas de souvenir y las franquicias de todo tipo unos cuantos tesoros como la Iglesia de San Ginés, una de las iglesias más antiguas de Madrid.

Iglesia de San Ginés, Madrid

Iglesia de San Ginés

Es un templo del S. XVII que ha sido recientemente restaurado, por lo que tiene una muy buena presencia exterior. Merece la pena entrar y contemplar su interior, su riqueza constructiva en mármol y bronce y  obras pictóricas de gran valor.
Aquí cerca, en el pasadizo de San Ginés 5, esta la famosa Chocolatería de San Gines ¿ no has oído hablar de ella? Pues este local, que lleva funcionando desde 1894, sigue sirviendo en sus blancas mesas de mármol un riquísimo y tradicional chocolate con churros. Es un lugar famoso donde los haya, aparece en todas las guías turísticas y sobre todo los fines de semana, a pesar de su escondida ubicación encontrarás colas para acceder casi a cualquier hora.

Chocolateria San Gines, Madrid

Chocolatería San Ginés

El palacio de Gaviria, también en la calle Arenal es un estupendo palacio del S.XIX que a día de hoy alberga un centro de exposiciones que merece la pena visitar no solo por las estupendas exposiciones temporales, sino por apreciar la belleza interior del edificio.

Puerta del Sol

En esta conocida plaza se encuentra la imagen más madrileña que vas a encontrar: el oso y el madroño. Representa el escudo de la ciudad y está realizada en piedra y bronce. Ahí donde la ves, pesa 20 toneladas.

Puerta del Sol, Madrid

Puerta del Sol, El oso y el madroño

Aquí se encuentra el kilómetro cero, punto de origen de las carreteras radiales y que verás simbolizado en una placa en el suelo (en la acera de la Casa de Correos) o el famoso reloj de la torre, de la Casa de Correos que nos da cada año las campanadas cada Nochevieja.

Un lugar de encuentro para madrileños y turistas, vendedores ambulantes, mimos, bailarines, muñecos gigantes se dan cita aquí en un concurrido caos (cuidado con las carteras, que aquí también se encuentran muchos amigos de lo ajeno).
Si miramos a las alturas, encima del edificio que alberga en la planta baja una enorme tienda de Apple verás el famoso rótulo del Tio Pepe, una de las imágenes de Madrid más fotografiadas desde 1935 y que se ha convertido casi en un icono madrileño.

Rótulo del tio Pepe en Madrid

Plaza Mayor

Si avanzas un poco desde esta plaza por la calle Preciados en la primera calle a la izquierda encontrarás una taberna con solera, historia y unas exquisitas tajadas de bacalao:  Casa Labra. Abierta desde el 1860 esta taberna, que también es famosa por ser el lugar en el que se fundó el PSOE de Pablo Iglesias en 1879, sirve unas exquisitas tajadas de bacalao rebozado y croquetas de bacalao, que acompañadas con una caña “bien tirada” puede ser uno de los mejores aperitivos que te puedas llegar a imaginar

Casa Labra en Madrid

Casa Labra, la casa del bacalao

No te extrañe si encuentras colas, merece la pena esperar. Puedes tomarlas en el local o para comprarlas para llevar, pero sin duda te recomiendo probar estos bocados de mar en pleno centro de Madrid,

Subiendo hacia la plaza de la Provincia desde la Puerta del sol se encuentra la famosa La posada del peine. Esta emblemática posada  tiene más de 400 años de historia y hoy en día aloja un hotel, sin duda el más antiguo de Madrid. Está ubicada en la calle Postas, prácticamente pegada a la plaza Mayor. Alcanzó fama y renombre y fue lugar de paso de viajeros y comerciantes.
El avispado dueño de este negocio ofrecía a sus huéspedes un preciado “amenitie” para la época, un peine atado a una cuerda eso sí, para que no se lo pudieran llevar. Este pequeño detalle terminó haciendo que la posada se conociera con este apelativo. Reconocerás su rojiza y vistosa fachada en cuanto la veas.

Posada del peine, Madrid

Posada del peine

Casi enfrente de esta posada esta otro negocio con solera: la relojeria de 1880, en la calle de la Sal se dedican a la venta y de reparación de relojes desde aquellos lejanos años. La fachada de madera y cristal guarda la estética de la época y una curiosa figura de Mingote de un artesano relojero, absorto en su trabajo nos observa desde la parte superior de la tienda  la hace inconfundible.

Antigua relojeria de 1880

Antigua relojería de 1880

La plaza de las Provincias

El palacio de Santa Cruz, en la plaza de la Provincia se construyó en 1636 y albergaba la Cárcel de la Corte. Hoy en día es sede del ministerio de Asuntos Exteriores y no puede visitarse pero merece la pena contemplar su estupenda fachada

Palacio de santa Cruz en Madrid

Palacio de santa Cruz

Frente a este monumental edificio, las fachadas  porticadas de las plaza están están animadas por multitud de negocios donde podrás comprar souvenirs, libros o tomar tapas estupendas en alguna de las terrazas  con vistas y un ambiente estupendo ¿Hay mejor lugar para acabar este recorrido por el Madrid más histórico?

¿Alguna sugerencia? Déjame un comentario con cualquier cosa que se te ocurra

 

 

 

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *