Saltar al contenido

La ruta del vino de Toro

  • por

Si disfrutas especialmente con esas rutas que tienen un poco de todo: historia, arquitectura, gastronomía y buen vino tienes que venir a conocer la ruta del vino de Toro.

Toro es una monumental ciudad de Zamora que te regalará paseos por calles medievales,  monumentos a cada vuelta de esquina, casonas blasonadas, fachadas entramadas, conventos y monasterios, además tiene una gastronomía y unos vinos de diez.

Es una escapada perfecta para un par de días. En este post te cuento todo nuestro itinerario, para que exprimas la experiencia al máximo.

Calles de Toro

Calles de Toro

Toro como ciudad, por sí sola, merece una visita; a un emplazamiento que existe desde la época celtíbera no le falta historia. Si además eres fan del enoturismo este es tu lugar. Si te digo que las Carabelas de Cristobal Colón llevaban sus bodegas cargadas de vino de Toro, en su ruta al Nuevo Mundo, te haces una idea la importante tradición vinícola de esta tierra.

 ¿Se te ocurre mejor plan para un fin de semana? Una ruta que, como reza su slogan, “te dejará huella”

Un poquito de historia de Toro

Se conocen vestigios de pobladores en esta zona desde la Segunda Edad de Hierro. De la época celtíbera se conserva  una de las esculturas más famosas de Toro: el Verraco Celtíbero, que hoy podemos contemplar en la plaza de San Agustín, en la fachada norte del Alcázar.

Este vestigio del pasado más pasado de Toro dio nombre a la villa, según muchos historiadores.

El verraco celtíbero de Toro

El verraco celtíbero

Después de la invasión musulmana, la ciudad fue reconquistada por Alfonso III. Su ubicación estratégica, en una atalaya sobre el río Duero, la dotaba de un valor estratégico defensivo muy importante, por lo que se convirtió en punto clave en las rivalidades fronterizas de los reinos de Castilla y Portugal.

Toro ha sido testigo de históricas batallas, como la famosa Batalla de Toro entre los partidarios Isabel la Católica y Juana la Beltraneja, esposa de Alfonso V de Portugal. 

historia palacio rejadorada

Palacio Rejadorada Toro

Palacio Rejadorada

Durante la Edad Media la ciudad tenía, no sólo un enorme peso político, sino también económico y religioso.

Toro desde el río

El glorioso pasado de Toro ha dejado su huellas en cada rincón,  su casco histórico está repleto de iglesias, monasterios, edificios señoriales, casonas y restos de templos y murallas.

Calles de Toro

Calles de Toro

El casco antiguo no es muy grande y los monumentos de Toro están todos relativamente cercanos, merece la pena organizarse un poco para poder visitar también su interior, que en muchos casos esconde verdaderas joyas.

Aquí de te dejo nuestra ruta por Toro, para que descubras hasta el último rincón.

Qué ver en Toro: recorrido monumental

Toro Sacro

La Colegiata de Santa María

La joya de la corona, y el punto que acapara todas las miradas del casco antiguo, es la impresionante Colegiata de Santa María. Este templo se construyó entre los S.XII y S.XIII en varias fases, por lo que pueden apreciarse distintos estilos constructivos que se mezclan creando un armónico edificio. 

La colegiata de Toro

Vistas de la Colegiata de Santa María

La Colegiata de Toro tiene tres puertas de acceso y su cimborrio bizantino es tan peculiar como impresionante. Está considerado uno de los monumentos más importantes de Castilla y León y declarado bien de interés cultural desde 1963. 

Entrada Colegiata de Toro

Fachada norte de la Colegiata de Santa María

 

Fachada sur Colegiata de Toro

Fachada sur de la Colegiata de Toro

Merece la pena visitar su interior y subir a la torre del campanario. Hasta arriba nos esperan 138 escalones y dos paradas: la primera aloja un Centro de interpretación y la segunda la Sala del Reloj, donde se expone parte de la antigua maquinaria.

campanario de la Colegiata de Toro

Vistas desde el campanario de la Colegiata

 

Sala del Reloj, Colegiata de Toro

Sala del Reloj

Desde el campanario de la Colegiata, además de las preciosas vistas sobre el Duero, podrás contemplar en detalle el espectacular cimborrio bizantino, que junto con los de Salamanca y Zamora forman el grupo conocido como “los cimborrios del Duero”.

Cimborrio Colegiata Santa María Toro

Cimborrio bizantino Colegiata de Santa María

Pero, sin duda, el gran tesoro que alberga la Colegiata es el pórtico de la Majestad. 

Pórtico de la Majestad en Toro

Pórtico de la Majestad

Este impresionante pórtico, bordado a golpe de cincel, mantiene en perfecto estado su policromía original. Repleto de delicadas tallas en piedra, que representan escenas bíblicas, está poblado de ángeles, arcángeles, apóstoles, ornamentos vegetales y la figura central de la Virgen con el niño que, sobre una columna, divide en dos el conjunto. 

Detalle del Pórtico de la Majestad

Detalle del Pórtico de la Majestad

No puedes evitar contemplarlo con detalle y recorrer con la mirada, una y otra vez, cada uno de los rincones tallados con delicadeza tantos siglos atrás. Se ha mantenido en tan buen estado de conservación por que se construyó una capilla que lo protegía de los rigores del clima toresano.

En la capilla también se encuentra el curioso cuadro de la Virgen de la mosca. Por qué el autor de esta obra colocó en el rojo manto de la virgen una mosca es todo un misterio sin resolver.

Virgen de la mosca Toro

La virgen de la mosca

La iglesia de San Lorenzo el Real 

Pequeña iglesia del S. XII de estilo  románico-mudéjar. En su interior podemos encontrar el sepulcro de Pedro de Castilla, un retablo de 24 tablas de Fernando Gallego y un coro morisco de gran belleza.

Iglesia de San Lorenzo Toro

Iglesia de San Lorenzo

Iglesia del Santo Sepulcro 

De estilo románico-mudéjar, se construyó en el S.XII y está situada en la Plaza Mayor frente al Ayuntamiento. Perteneció a la Orden de los Caballeros del Santo Sepulcro y, a finales del XV, pasó a depender de la Orden de Malta. 

Iglesia del Santo Sepulcro

Iglesia del Santo Sepulcro (Imagen perteneciente a Torosacro)

Iglesia-Museo de San Sebastián de los caballeros 

Esta pequeña iglesia, que se conoce como parroquia desde el S. XII, fue completamente reconstruida en el S.XVI. En la actualidad alberga en su interior un museo sacro con frescos, retablos y pinturas murales.

San Sebastián de los Caballeros

Pinturas murales en San Sebastián de los Caballeros (imagen de Arteguías)

Iglesia de San Salvador de los Caballeros 

San Salvador de los Caballeros es una iglesia románica construida en ladrillo, del siglo XIII. Perteneció a la Orden de los Caballeros Templarios y hoy alberga en su interior un Museo de Arte Sacro.

San Salvador de los Caballeros

Iglesia San Salvador de los Caballeros (imagen de Lourdes Cardenal)

Paseando por las calles de Toro encontrarás otras iglesias y pequeños conventos, como la Iglesia San Julián de los Caballeros de estilo mozárabe, reconstruida en el siglo XVI. En su  interior destaca el retablo mayor, de estilo renacentista, y el púlpito de madera tallada del siglo XVI. La iglesia  también acoge las sepulturas de toresanos ilustres.

La mejor forma de visitar estos monumentos eclesiásticos es con el bono Toro Sacro, que permite el acceso a los cinco monumentos por un precio de 5 €. Sin duda, merece la pena aunque no los visites todos, ya que solo la entrada a la Colegiata cuesta 4€. 

La Torre del Reloj 

Torre del reloj Toro

La torre del reloj

Esta construcción es otro de los edificios emblemáticos de Toro. De estilo barroco, levanta sus casi 20 metros de altura sobre la puerta del Mercado y era uno de las antiguos accesos de la muralla.  Bajo el reloj se aloja una pequeña capilla con la escultura del Sagrado Corazón de Jesús.

Se dice que la argamasa con la que se construyó esta torre se hizo con vino, en lugar de agua, ya que era mucho más abundante y más económico que traer hasta aquí el agua del Duero. 

La plaza Mayor

Nada más cruzar el arco de la Torre del Reloj ya divisas la Colegiata y su inconfundible silueta. Caminando por la calle  llegarás a la Plaza Mayor, porticada y rodeada de casas de arquitectura tradicional castellana.  Aquí se concentra la mayor oferta de bares y restaurantes para disfrutar de la gastronomía de Toro y, cómo no, degustar sus excelentes vinos.

Ayuntamiento de Toro

Ayuntamiento de Toro

En la plaza Mayor se encuentra el Ayuntamiento del S.XVIII, edificio que tuvo que ser reconstruido ya que quedó prácticamente destruido por un incendio.

Además de la Puerta del mercado, del antiguo cinturón amurallado, se conservan la puerta Corredera y la de Santa Catalina. 

El Alcázar y restos de la muralla

Esta construcción militar, de apariencia modesta, ha sufrido varias remodelaciones y hoy  alberga en su interior la Oficina de Turismo. Se puede subir al adarve, de forma gratuita, y contemplar una de las mejores panorámicas de la vega toresana.

En la parte baja del Alcázar se encuentra el Paseo del Espolón, caminando por este mirador al atardecer disfrutarás de unas preciosas puestas de sol. Puedes bajar desde aquí hasta el puente sobre el río Duero. 

Alcázar de Toro

Alcázar de Toro

Puente Mayor sobre el Rio Duero

Puente del S. XIII con 22 arcos apuntados que, se cree, fue reconstruido en el lugar en el que estuvo, en su momento, un puente romano. Puedes bajar dando un agradable paseo desde el paseo del Espolón.

Contempla desde el Duero las estupendas panorámicas de Toro, que tienen como reina indiscutible la Colegiata de Santa María.

Puente sobre el Duero Toro

Puente sobre el río Duero

Plaza de Toros 

La antigua Plaza de toros de Toro es otro de esos lugares que no puedes perderte. Es necesario contratar una visita guiada en la Oficina de Turismo, ya que no se puede acceder por libre.

El guía te ofrece una estupenda explicación de su historia, construcción y como han llevado a cabo su remodelación, respetando su antigua estructura y materiales originales.

plaza de toros

Plaza de toros de Toro

 

La visita guiada a la plaza de toros incluye la visita guiada a una Bodega Subterránea Tradicional.

Cerca de la plaza Mayor, en un edificio solariego, se puede acceder a este espacio en el que no harás ninguna cata, pero te empaparás de los orígenes de la cultura vinícola de toda esta región.

Bodega tradicional en Toro

Prensa en bodega tradicional subterránea

 

Hay que descender a las tripas de Toro para descubrir un lugar donde los vinos se hacían con trabajo duro. Podrás contemplar una antigua prensa, las zarceras que recibían las uvas recién vendimiadas, los canales de piedra por los que fluía el mosto recién extraído para transportarlo a las barricas, donde alcanzaba su madurez.

 

Visita guiada por Toro y su Bodega Histórica

Monasterio del Sancti Spiritus

Fundado a principios de S.XIV, actualmente es un convento de clausura de monjas dominicas. Puede visitarse la Iglesia, el Claustro del siglo XVI con 48 columnas dóricas, la Sala Capitular y el Museo con fondos del propio Monasterio

Monasterio Sancti Spiritus

Claustro del Monasterio Sancti Spiritus ( Imagen de Turismo Zamora)

En el Monasterio de Sancti Spíritus el Real descansan los restos de la reina Beatriz de Portugal, que llegó a Toro en el exilio.

Aprovecha para llevarte unos dulces artesanos elaborados por las dominicas de Toro: amarguillos almendrados, bocaditos de ángel, pastas… todos ellos elaborados con paciencia y el secreto de sus recetas tradicionales.

La ruta del vino de Toro

Ruta del vino de Toro

Ruta del vino de Toro

La ruta del vino de Toro es una iniciativa para promover el enoturismo y dar a conocer esta DO. Su lema, “dejando huella”, no puede ser más acertado.  

A la ruta del vino de Toro están adscritas 26 bodegas, restaurantes, tiendas y vinotecas, así como el Museo del Vino y el Museo del Queso, dos visitas imprescindibles si vienes a Toro.

Ruta del vino de Toro

Ruta del vino de Toro

El vino de Toro está de moda,  gracias a las cualidades y gran calidad de sus tintos. Los vinos que antaño se producían por la zona, famosos por ser demasiado fuertes y contundentes, de los  que cuesta tragar, se han ido refinando y haciendo más sutiles, gracias a la mejora tecnológica y el buen hacer de los viticultores.

A día de hoy la Denominación de Origen Toro es una de las más apreciadas a nivel mundial. En la ciudad de Toro se encuentra la capital del Consejo Regulador y el 40 % de la producción se exporta fuera de España.

¿Qué tiene el vino de Toro?

Desde la época romana se bebía vino por aquí. En la Edad Media el vino era la bebida principal de lo más granado de la época, hasta tal punto que fueron los vinos que se embarcaron con Colón en su viaje hacia el Nuevo Mundo. 

Se bebía más vino que agua y, no es de extrañar, teniendo en cuenta que en esta tierra seca y porosa el agua de los aljibes no es que fuera de primera. El vino era la opción más sana para beber, ya que su componente alcohólico hacía las veces de desinfectante de bacterias y demás componentes indeseables. 

 

¿Qué vas a hacer en Toro?

 

En el siglo XIX con la llegada de la filoxera, que destruyó la mayoría de viñedos de Francia, Toro se convirtió en un exportador de primer orden hacia Europa. 

La seña de identidad de los vinos D.O. de Toro es la tinta de Toro, una variedad de uva autóctona, que le da ese carácter tan especial, aportando una tonalidad y unas características muy propias. También utilizan otras variedades como la malvasía o la garnacha. 

La tinta de Toro

La tinta de Toro seña de identidad de sus vinos

El terreno y el clima también hacen lo suyo para que este vino tenga tanta personalidad. El terreno, muy seco y poroso, que absorbe como una esponja el agua de lluvia, y el clima, de contrastadas temperaturas, dan lugar a un vino con carácter.

El subsuelo de la ciudad de Toro está completamente horadado de bodegas, que excavadas en la roca forman un laberintico entramado subterráneo. Si te fijas, paseando por las calles del casco histórico, encontrarás una especie de ventanas a ras de suelo: son las zarceras. A través de estas aperturas se introducía la uva que caía directamente en la bodega subterránea. 

Zarcera en Toro

Zarcera en una fachada de Toro

Si hay zarcera, hay bodega y prácticamente todas las fachadas del casco histórico tienen una.

Visita a las bodegas de la Ruta del Vino de Toro

Hay tantas bodegas que no sabrás cual incluir en tu lista, en la web oficial de Toro tienes información sobre todas ellas, para que organices tu visita.  Como tendrás que elegir cual incluir o no en tu lista, yo voy a recomendarte las que visitamos nosotros ya que todas merecieron la pena.

Bodegas Valbusenda experiencias de lujo

Las bodegas Valbusenda están ubicadas a 12 km de Toro, rodeadas de suaves colinas tapizadas de viñedos y acompañadas de un hotel spa, en el que puedes relajarte después de un día de patear calles y visitar monumentos. Permítete un lujo y disfruta de alguno de sus masajes o tratamientos de vinoterapia. 

Jardín ampelográfico de bodegas Valbusenda

Jardín ampelográfico de Bodegas Valbusenda

En sus instalaciones puedes visitar su jardín ampelográfico (jardín de vides), con más de 260 variedades de uva. Puedes recorrerlo, de forma libre, antes de realizar la visita a sus modernas instalaciones y disfrutar de unas catas muy particulares y experiencias diseñadas para despertar tus sentidos.

Cata en bodegas Valbusenda

Cata en bodegas Valbusenda

En nuestro caso, con la visita a la bodega, hicimos una cata de vinos maridada con chocolate, una experiencia muy evocadora que te recomiendo. Si lo tuyo no es el dulce puedes combinar la cata con distintas variedades de queso.

Reserva tu visita a sus bodegas aquí: Bodegas Valbusenda 

Dormir en una bodega: Monte la Reina

Bodegas Monte la Reina Toro

Bodegas Monte la Reina

Merece la pena acercarte a esta bodega ubicada en un castillo neogótico del S.XIX, que hoy alberga un hotel boutique en el que puedes pasar la noche. Rodeado de viñedos y con unas preciosas vistas a la vega del Duero, los atardeceres desde aquí son mágicos.

Puedes reservar tu visita a sus bodegas aquí: Bodegas Monte la Reina

En las profundidades de Toro: Bodegas Valdigal

La pasión por el vino y el amor a la tradición hizo que los dueños de esta pequeña bodega subterránea decidieran retomar la elaboración de vino, amparado por la D.O. de Toro. Reanudaron la labor que aquí se hacía siglos atrás, con esmero, sin prisa y en pequeñas cantidades.

Bodegas Valdigal Toro

Bodegas Valdigal Toro

Bodega subterránea Valdigal

Bóveda de las bodegas Valdigal

Con esta filosofía se creó esta encantadora bodega. Se accede a ella a través de unas empinadas escaleras que descienden entre la roca, hasta sus pequeñas instalaciones.

La visita es un paseo por la historia del vino de Toro.  Los restos de la sujeción metálica de una barrica, que encontraron al escavar para recuperar parte de la bodega, retorcida y oxidada por los años, cuelga de la bóveda de ladrillo: un guiño a la tradición, pilar fundamental de estas bodegas.

patio de Bodegas Valdigal

Patio interior de Bodegas Valdigal

La cata final, maridada con quesos y embutidos de la tierra, en el pequeño jardín exterior, es todo un placer para los sentidos.

Puedes reservar tu visita aquí: Bodegas Valdigal Toro 

Museo del Vino Pagos del Rey 

Museo Pagos del Rey

Museo Pagos del Rey

Una interesante visita, casi un viaje en el tiempo a través de siglos en la elaboración del producto estrella de Toro. Una visita interactiva y muy completa: antiguas prensas, herramientas de labranza, barricas y pellejos de vino, arados, cestas y garrafas …

El recorrido documenta de forma amena los métodos de producción del vino y su evolución con el paso de los años. La exposición muestra además las variedades de uva más utilizadas, forma de recolección y hasta el antiguo camión de reparto que sustituyó a las antiguas carretas. 

Pellejo de vino en Pagos del Rey

Museo de Pagos del Rey

 

Camión antiguo Pagos del Rey

Antiguo camión de reparto

Para finalizar, una cata en las instalaciones de la actuales Bodegas del Grupo Solís,  en el espacio donde alojan la tienda gourmet. Puedes aprovechar para comprar algunos de sus estupendos caldos o algo tan original como mermelada de vino.

Reserva aquí: Museo del vino Pagos del Rey

Museo del queso Chillón

Visita a un museo y evocador recorrido por la historia de la familia Chillón, familia de pastores que dedicaron su vida a la producción de queso. Un paseo instructivo y emocional, un homenaje a toda una vida de esfuerzo y saber hacer, mantenido durante cuatro generaciones.

Museo del queso Chillón

Museo del queso Chillón

Tras la visita al Museo de la familia Chillón hay degustación de quesos, acompañados de vino de Toro, como no podía ser de otra manera.

Probarás nueve variedades de queso, elaborados con leche cruda de oveja, entre ellos su peculiar queso al vino tinto:  que hace su proceso de maduración sumergido en vino tinto de Toro y esta exquisito.  Otros, como el queso viejo tradicional, el queso con pimentón de la Vera o el queso con miel te harán dudar entre llevarte uno o todos de sus obradores.

Cata en queserías Chillón

Cata en Queserías Chillón

Reserva tu visita aquí: Museo del Queso Chillón 

Donde comer en Toro

Como en toda ciudad castellano-leonesa, la buena mesa de Toro merece una mención aparte. Su gastronomía es  potente, sabrosa, elaborada a fuego lento. Asados de carne y guisos como el jabalí al vino tinto, pero también pescados, como su famoso bacalao a la tranca o el pulpo a la sanabresa, también platos de la huerta como las “patatas viudas” y sus riquísimos postres.

Tienes una gran oferta gastronómica para degustar a la carta o tapear, que también es una costumbre muy arraigada en Toro.

Bodegas Divina Proporcion Toro

Bodegas Divina Proporción

Si quieres comer en una bodega: Bodegas la Divina Proporción, seguro que en algún lugar te has tomado una copa de uno de sus vinos más famosos “Madremía”, el nombre no se olvida, ni tampoco su sabor y además se come de lujo.

La esquina de Colás, La Tinta, Malaespina, Casa del Cabildo, en cada uno de estos lugares podrás probar un poquito de la esencia de Toro. En el plano, al principio del post, puedes ubicar todos estos restaurantes.

Casa Cabildo bar Toro

Tapeando en Casa del Cabildo

 

La Tinta bar de Toro

El champiñón de Enotaberna la Tinta, un clásico en Toro

No te vayas de Toro sin probar su repostería. Te recomiendo una pastelería, el Postre, y un dulce, la polka.

La polka es una tartaleta de masa quebrada con una crema que haría salivar al menos goloso. No es crema pastelera, ni nata, es una crema especial en su punto de cremosidad, en su punto de dulzura, fresca y mimosa en la boca. A pesar de la buena cantidad de crema que lleva, no empalaga y su sabor es increíble.

El dueño de la pastelería presume de esta receta secreta, heredada de sus abuelos y que, según me cuenta, nadie ha conseguido imitar.

————————————-

Y hasta aquí nuestra visita a la ruta del Vino de Toro. Espero que te hayan gustado mis recomendaciones y haberte inspirado para visitar esta maravillosa ciudad.

Si tienes alguna sugerencia o quieres añadir algo que puede completar esta escapada, me encantará leerte.

 

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *